Acceso a la educación en Europa

El ámbito educativo es en muchos casos el primer peldaño en la construcción de una trayectoria vital diferenciada y desigual. La Estrategia Europea apuesta por una educación y formación inclusivas y de calidad. En el gráfico de la infografía, se observa que Francia, Dinamarca y Alemania son los países donde más barreras se perciben y Grecia, Portugal e Italia donde menos. El caso español se encuentra en un punto medio con un 22%.

Barreras de acceso a la educación

Barreras de acceso a la educación

En Europa, 1 de cada 4 personas con discapacidad percibe barreras a la educación. A pesar de que las cifras son similares en cuanto a la distribución por sexo, las mujeres perciben barreras en la educación en mayor frecuencia que los hombres. En este sentido, podríamos encontrarnos ante la doble discriminación que sufren las mujeres con discapacidad: por razón de género y por la discapacidad.

Educación Inclusiva

Educación Inclusiva

En Cataluña hay un total de 7.638 alumnos con discapacidad -entre 2 y 21 años-. Entre éstos, la gran mayoría asiste el 100% del tiempo escolar a un centro de educación especial, exactamente la cifra se sitúa en 6.676 alumnos y alumnas -88% sobre el total-. Respecto al resto, el 6% pasa más de un 50% del tiempo en un centro de educación especial y el 4% menos del 50% del tiempo. Sólo el 2% acude el 100% del tiempo a un centro ordinario. 

Barreras en las actividades de ocio y culturales

Las personas con discapacidad se encuentran barreras en el ámbito del ocio y la cultura con más frecuencia que el resto, el 91% afirma experimentarlas frente el 70% de las personas sin discapacidad. Las barreras más habituales son por motivos económicos, falta de tiempo y/o conocimiento y barreras físicas. En relación al género, las mujeres con discapacidad afirman encontrar barreras más a menudo -a pesar de que la diferencia por sexo no es significativa-, el 93% de las mujeres y el 88% de los hombres.

El nivel educativo, clave para la inclusión social

El nivel educativo de las personas con discapacidad

El nivel de estudios es un factor clave en la integración laboral de las personas con discapacidad. A mayor formación de la persona, aumentan las probabilidades de encontrar un empleo y estar ocupado/a en mejores condiciones laborales.