Las personas cuidadoras

El 66,9% de las personas con discapacidad recibe algún tipo de ayuda.

El perfil de las personas cuidadoras más habitual es una mujer, de entre 45 y 64 años, que en la mayoría de los casos -80%- reside en el mismo hogar que la persona a la que presta cuidados. Por otra lado, para el 20% que viven en otro hogar, 9 de cada 10 personas cuidadoras son mujeres.

Los datos ponen de manifiesto, por tanto, que tanto el cuidado dentro de la familia como el profesional está feminizado.

Relación de los y las jóvenes con la discapacidad

Según datos de GESOP, 1 de cada 3 jóvenes de Cataluña (entre 14 y 17 años) considera estar bien informado/a sobre la discapacidad. El 80% ha hablado alguna vez sobre discapacidad, el 67% conoce alguna persona con discapacidad en su entorno cercano y el 55% ha recibido formación específica sobre la discapacidad. En términos general, la juventud trata de manera frecuente el tema de la discapacidad en la escuela y el instituto pero poco en el entorno familiar y con las amistades.

La percepción de los jóvenes ante la discapacidad

Los y las jóvenes ante la discapacidad

GESOP ha elaborado un estudio por encargo de la Asociación Amputados Sant Jordi que tiene por objetivo conocer la percepción que tienen los más jóvenes sobre la discapacidad.

A continuación se presentan algunos de los resultados:

- El 36% de los y las jóvenes participantes en el estudio considera que está muy informado/da sobre la discapacidad.

- La juventud participante considera que la sociedad está poco concienciada de las necesidades de las personas con alguna discapacidad -65%-.

Percepción de los y las jóvenes ante la discapacidad

Percepción de los y las jóvenes ante la discapacidad

El Barómetro del CIS de 2013 recoge datos sobre la percepción de la sociedad ante la discapacidad. Cuando se pregunta por la productividad de las personas con discapacidad en su lugar de trabajo, la mayoría de la población no cree que sean menos productivos -61%-. En relación a los jóvenes españoles, de entre 18 y 34 años, este porcentaje aumenta hasta el 68%; es decir, la mayoría de los y las jóvenes no cree que las personas con discapacidad sean menos productivas en su trabajo.