Percepción del estado de salud en Europa

Percepción del estado de salud en Europa

La relación entre salud y discapacidad puede ser compleja en el sentido que pueden intervenir factores asociados a la discapacidad difíciles de estimar. Por eso, la percepción de cada persona es un buen indicador de medición, sobretodo si se considera que la salud no es tan sólo la ausencia de enfermedad. La percepción del estado de salud por parte de las personas con y sin limitación de actividad es diferente. En el caso de las personas con limitaciones se percibe peor el propio estado de salud.

Acceso a los estudios superiores

Acceso a los estudios superiores

Casi el 70% de las personas con discapacidad indican algún tipo de barrera para acceder a la formación. Las principales barreras son: falta de oportunidades, enfermedad o problemas de salud crónicos y limitaciones en las actividades básicas. En el caso de las personas sin discapacidad, la percepción de barreras se reduce hasta el 49%.

Estado de salud autopercibida en personas con y sin discapacidad

Estado de salud autopercibida en personas con y sin discapacidad

La percepción que las personas tienen de su propia salud está ligada a la dificultad para desarrollarse integralmente dentro de la sociedad. Así que hay una relación entre la autopercepción del propio estado de salud y el bienestar de las personas. Los datos muestran que las la mayoría de las personas con discapacidad percibe su estado de salud como regular o malo -60%-, frente al 15% de las personas sin discapacidad.